Y si…

Suelo ir a correr con mi colega Marcos una o dos veces por semana. Muchas veces lo hago en el gimnasio pero también me gusta correr por la calle y sentir el aire en la cara. No tenemos ningún día establecido, cuando a alguno le apetece correr le envía un whatsapp al otro con la única palabra ¿RUNNING?

La costumbre es ir hasta el recinto ferial, dar dos vueltas, parar y  hacer algunos abdominales en unas máquinas que hay allí. Hay quien usa los bares para hablar de mujeres, pero nosotros lo hacemos cuando estamos corriendo por el recinto ferial, cada uno con sus costumbres. El otro día, mientras yo ya empezaba a pensar ¿cuándo íbamos a terminar las vueltas que nos quedaban? Marcos me suelta:

-El finde pasado estuve tomando algo con Patri.

-¿Los dos solos?

-Sí, bueno habíamos quedado los de clase, pero luego se fueron los demás y yo me quedé con ella.

Patri es una compañera del máster que está estudiando Marcos.

-¿Y qué tal?

-Muy bien, nos lo pasamos muy bien. Pero…

No pude escuchar lo que me continuó diciendo porque el cabrón aumentó el ritmo. Le suele pasar muchas veces, cuando está con alguien tiende a acelerar el ritmo esperando que le sigan y acaba corriendo él solo. Pero yo paso y voy a la velocidad que me gusta y me siento cómodo. Él se cabrea cuando esto pasa pero no le veo sentido forzarme e ir ahogado y sin aliento para que solamente él no se enfade. Finalmente le alcanzo cuando se para a estirar y continuamos la conversación.

-¿Al final pasó algo o no?- pregunto mientras empiezo a estirar también.

-No. No pasó nada. Es un poco raro, porque ella está muy buena y es muy maja pero hay algo que no me termina de atraer.

-Bueno, pues pasa de ella, no te compliques.

-Ya, pero creo que ella quiere algo conmigo.

-¿Y? entiendo que me dices que tú no quieres nada.

-Ya… pero es que es una tía muy maja y hablamos de un montón de cosas, nos reímos un montón…

Hago un pequeño inciso. En esta conversación “maja” no significa fea. Yo he visto a Patri y está muy, pero que muy buena.

-Vamos a ver, pero qué más da que sea maja, si no te termina de convencer por algún lado para salir con ella.

-Ya… pero… – se detiene un momento porque sabe la cara que le iba a poner- a ver si va a ser el amor de mi vida y lo que tengo es miedo. Porque de verdad veo que es ideal para mí. Nos encantan las mismas cosas, el otro día no paramos de hablar. Pero no sé, hay algo ahí que no me termina de atraer.

Por un momento pensé que lo que iba a decir a continuación me iba a costar la amistad. Pero bueno, yo cuando he empezado a hacer algo de ejercicio me caliento y no paro.

-Lo mismo me dijiste con Marta, Leire, Sarita… ninguna te convencía del todo desde el principio, pero creías que podrían ser el amor de tu vida…

-Ya…

Marcos es un encanto de persona pero no para de ver en cada mujer que se le cruza que podría ser el amor de su vida. Tiene tantas ganas de estar con alguien que con cualquiera que le hace caso, aunque a él no le atraiga del todo, intenta tener una relación.

Digo relación porque él lo que quiere es tener una relación estable. Por un lado me parece bien, tiene claro lo que quiere. Pero por otro lado intenta forzar la situación con alguien a quien acaba de conocer y que no está muy seguro de lo que siente. Le considero un sentimental, pero en lugar de dejarse llevar por lo que siente, fuerza lo que siente porque se empeña en que la persona que acaba de conocer y le ha hecho caso tiene que ser la definitiva.

Cuando él empieza es para siempre, pero ese para siempre le suelen durar unos meses. Durante esos meses todo son dudas sobre lo que siente y su idea de que el amor puede con todo, entonces se fuerza a ir más en serio con la persona, a pesar de no estar convencido. Al final, alguno de los dos se acaba quemando.

Después de eso llegan los tiempos de sentirse desilusionado y los pensamientos de que va a estar solo siempre porque no encuentra a nadie adecuado para él.

-No lo entiendo, era perfecta para mí.- Suele ser su frase más habitual después de la ruptura. – Si no ha funcionado con alguien así, es que estoy destinado a estar solo toda mi vida.

Además de sentimental es un poco dramático, que también es algo que suele ir de la mano.

Esto por supuesto le dura hasta que alguien le vuelve a hacer caso. En cuanto una chica le dice -hola-, él hace todo lo posible para convencerse de que tiene que ser la definitiva, aunque no sienta algo.

Marcos cree en el amor y eso está muy bien, yo también creo. Pero tiene tantas ganas de estar con alguien que no espera a encontrarse con una chica que le guste de verdad. Yo siempre le digo que se tome su tiempo, que no tenga prisa, que si alguien se interesa por él y a él no le gusta no tiene por qué ser ninguna señal del cielo de que es el amor de su vida y empezar algo.

Que por cierto, lo que nos cuesta a veces ver las señales de tráfico que están ahí con colores vistosos y lo fácil que nos resulta ver señales invisibles del cielo.

Quizá algún día le funcione, y yo me alegraré por él porque entonces sí que será alguien para siempre. Pero la vida de Marcos se basa en dos situaciones. Estar con alguien y el tiempo que tarda en volver a salir con alguien. No soporta estar solo y necesita tanto estar con alguien, que a veces creo que le da igual con quien sea. Le dije todo esto mientras volvíamos andando hacia casa, para relajar los músculos claro. Me escuchó y él hizo lo que según él tenía que hacer. Escribió a Patri y quedó con ella para tomar algo.

Bueno, no sé si algún día saldrá de su dramatismo y dejará que las cosas pasen de manera más natural, pero al menos hicimos algo de ejercicio, que siempre viene bien.

This Post Has 4 Comments

  1. Poli Impelli

    Ufff conozco tantos iguales… La gente con tal de no estar sola es capaz de hacer lo que sea. Y “lo que sea” incluye relaciones de todo tipo. Hombres y mujeres. Nada más bello que ser feliz en soledad, para luego compartir la felicidad con alguien que se sabe feliz solo también. En fin… lo bueno es que los hombres hacen deporte mientras hablan de mujeres. Las mujeres, mientras hablan de hombres -generalmente- comen. Jajaja
    Saludos, un placer leerte 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog sobre relaciones de pareja.