Si su ex está en su boca, ¡huye!

—¿Qué tal el otro día con esa chica?

—Creo que bien…

—¿Crees qué bien?

—Eh… bueno era muy maja y me gustó pero… no sé.

—¿Pero…?

—Pues que… me dio la sensación de que estuvo todo el rato hablando de su ex. Cuando cogió la carta del restaurante me dijo que con su ex era muy difícil salir a cenar porque es intolerante a la lactosa y no todos los sitios tienen un menú adaptado. Me resultó un poco incómodo, pero bueno pensé que tampoco pasaba nada por un pequeño comentario… pero es que fue un no parar, cada tema lo relacionaba con algo de su exnovio.

—Solo puedo decirte una cosa: ¡huye!

Hay cientos de temas para hablar en una primera cita y creo que el último que habría que elegir es el de las exparejas. Eso puede hacer que una primera cita se convierta en la última.

Cuando mi colega decidió quedar fue para estar un rato a solas con ella y empezar a conocerla. Cierto que conocerse implica que en algún momento se hablará del pasado, pero el tema de las exparejas creo que se puede dejar para otro momento por dos sencillas razones:

  • Si solo se han juntado para tener sexo, ¿qué necesidad hay de hablar de eso?
  • Si han quedado con la intención de “a ver qué pasa…. si me gusta seguiré quedando”, ¿qué necesidad hay de hablar de eso?

Ya habrá tiempo de sobra en un futuro, si es que llega el caso.

Además, quien saca este tema desde un primer momento solo significa una cosa:

Aún no ha superado su relación anterior.

También es cierto que aunque no hubiera dicho ni una sola palabra respecto a su expareja no elimina la posibilidad de que siga sin superarlo. Pero el haberlo hecho, en esa circunstancia, es una prueba evidente de que aún sigue enganchada en el pasado.

En el caso de mi colega, esta chica con la que quedó estaba en la fase en la que todo lo nuevo lo compara con lo anterior. Esto no es bueno ni malo en sí. Cada uno tiene su ritmo para asimilar este tipo de situaciones y ella tiene que pasar por todo un proceso. Pero salir con alguien que está en ese momento es como comerte un puré de verduras a medio pasar, es decir, hay grumos y te los vas a encontrar desde la primera cucharada.

Esos grumos son los recuerdos y sentimientos que tiene esa persona, respecto a su anterior pareja, que aún no ha procesado del todo. Y por supuesto espera que sea mi amigo el que los termine de triturar para que desaparezcan. Es decir:

Pretende que él le dé motivos para olvidar a su exnovio.

Lo del restaurante fue solo el comienzo. A veces lo dirá en alto y otras no, pero necesita comprobar que de verdad hay más cosas en el mundo, aparte de su exnovio, y va a comparar todo lo que haga con mi amigo con su vida anterior.

No tiene nada claro qué es lo que siente. Cree que empezar a salir con gente, sin haber asimilado la ruptura, le va a aclarar sus sentimientos cuando en realidad va a confundirse mucho más. Sean buenos o malos recuerdos no deja que estos se queden en el pasado para poder vivir su presente con mi amigo.

Cuando le dije esto pensé que se daría cuenta del marrón en el que se iba a meter si empezaba a salir con ella. Pero no me acordaba de que mi amigo es de los que relacionan lucha = amor verdadero. Le había molado el rollo de ser su “salvador” y ganarse su corazón. Iba a ser su caballero andante y demostrar que con él está mejor que con su exnovio.

Ahora la relación es de tres en lugar de dos. Aunque lo más gracioso es que la tercera parte implicada no tiene ni idea de todo esto —en el caso de esta chica no habían vuelto a tener ningún contacto—. Pero os aseguro que va a estar, muy presente, en todo lo que vayan a hacer.

Empezar así una relación es tener complicaciones innecesarias desde un primer momento. Esto se podría evitar si por un lado la gente se diera tiempo para aclarar sus sentimientos y, por otro, si no hubiera personas que vieran el amor como un camino de sacrificio, lucha y resignación.

Por suerte en el mundo hay de todo y también los hay que prefieren comenzar una relación de una manera sana. Para esas personas, si os encontráis con alguien que aún tiene a su ex en la boca, no lo dudéis, ¡huid!

This Post Has 5 Comments

  1. Susana

    Es muy difícil olvidar las anteriores relaciones, al final de alguna manera u otra te acaban marcando. Pero sí, al menos durante la primera cita mejor hablar de otras cosas más animadas. 🙂

    Sus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog sobre relaciones de pareja.