Los que no quieren relaciones

Hay gente que dice que no quiere tener relaciones y es totalmente cierto, lo que quieren es tener todo lo que les haga vivir la ilusión de tener pareja pero sin tenerla de verdad. Creen que el dolor de una ruptura va en proporción al título de su relación y por eso tienen “no-novios”, “amigos con derecho a roce”, “buenos amigos”, “gente especial” o “es complicado” (esta es la que más me encanta, me parto cada vez que la oigo). Pero no quieren tener relaciones.

Quieren todo lo bueno que te da una relación sin pasar por ninguna de sus otras etapas. Buscan conectar continuamente con alguien como si fueran una red wifi, pero sin pasarse no vaya a ser que se convierta en una relación de verdad y tengan que hacer algo. Desean tener a una persona a su lado al despertar, quieren a alguien que esté ahí cuando la necesiten, pero sin verse atrapados por una relación (Por algún motivo cuando están en una relación se sienten prisioneros).

No quieren tener relaciones. Buscan un fast love que además de quitarles el hambre del momento también les alimente, y como eso no pasa se frustran porque en el fondo esperaban que bajo el envoltorio de papel barato que ponía “burguer” hubiera un chuletón de clase A.

Entonces maldicen al aire: ¿dónde está ese amor perfecto e ideal que me llevan prometiendo toda la vida? ¿En qué momento se van a alinear los planetas para que por fin todo tenga sentido y viva mi historia feliz? ¡Estoy en mi derecho de encontrar al amor de mi vida! ¿Por qué tengo que hacer algo yo?

Predican que viven el día a día, pero miran el reloj continuamente pensando que se les acaba el tiempo y aún no han encontrado a la pareja perfecta. No dedican tiempo a conocer a alguien porque si fuera su amor verdadero lo sabrían con la primera mirada. Cuando quedan para tomar un café (ya no se tiene una cita, se queda para tomar un café) están pendientes de todas las mesas menos de la que están sentados. En lugar de vivir el momento piensan que su amor verdadero podría estar en otra mesa y que están perdiendo el tiempo. Si cogen un bombón de una caja, en lugar de saborearlo y comprobar si les gusta de verdad, están pensando que quizá otro podría ser mejor. Así que escupen el que tienen en la boca, antes de que el sabor coja más presencia, y van a por otro no vaya a ser que alguien se adelante y se quede con el mejor de la caja. No quieren tener relaciones. Lo que quieren es estar seguros de que apuestan por el caballo ganador y no están malgastando un tiempo que se les agota a cada segundo ni alejándose del prometido “felices para siempre”. No quieren comprometerse, aunque sientan algo, por si se equivocan y no funciona. ¡Ni que la vida fuera una tómbola y tuvieran un límite de intentos para conseguir el premio!

Quieren la fachada de una relación, pero no el esfuerzo que implica tenerla. Quieren llenar su perfil de facebook con fotos de ellos dos y fondos de diferentes lugares pero no quieren hacer el viaje. Antes de dar cualquier paso tienen que saber qué hay en los siguientes cien porque quieren conseguir los beneficios sin arriesgar. Buscan a alguien que se les ajuste como un traje hecho a medida y si ven algún hilo suelto en lugar de probar primero a coserlo lo tiran y se compran uno nuevo. ¿Para que esforzarse?, será por trajes.

Dicen que no quieren tener relaciones, pero al acostarse siempre se ponen en un lado de la cama aunque no haya nadie ocupando el otro.

¿Y vosotros?, ¿sois de los que no queréis tener relaciones?

This Post Has 9 Comments

  1. L

    Creo que muchas veces no etiquetamos la relacion como tal por miedo a sufrir, a q nos rompan el corazón o a romperlo nosotros…lo que pasa que al final los sentimientos no entienden de etiquetas. Es verdad que la idea de príncipe azul sigue ahí metida en nuestras cabecitas y quizá ese principe venga vestido de rana y lo que muchas veces empieza como algo con fecha de caducidad acabe por tener etiquetado o por lo menos, las consecuencias que ellos conlleva.
    Muy chula como siempre. Un abrazo

    1. lavidarealnotienebandasonora

      Sí, por eso mismo no se suelen llamar las cosas por su nombre, porque pensamos que el día que se acabe vamos a sentir menos cuando en realidad no tiene nada que ver y también porque se suele pensar que en cuanto algo se etiquete ya no se puede cambiar, lo que no es cierto. Las etiquetas, en su justa medida, son útiles porque nos ayudan a concretar las cosas que suceden en un momento en particular, pero no son determinantes porque la vida y va cambiando continuamente. Lo importante es tomarse el tiempo necesario, aclararse y no engañarse a uno mismo pensando que se tiene un tipo de relación cuando en realidad es otra. Gracias por leerme 🙂

  2. Laura

    Hola Alfonso, me ha gustado mucho tu relato. Consigues expresar muy bien el miedo que hemos tenido alguna vez todos a estar solos o a no querer arriesgarnos a ser felices por miedo a que nos hagan daño.
    Ahora mismo, recomiento tu blog 🙂

  3. Raul

    Acabo de leer este post y quiero contar mi historia,algo que ha sucedido hace un mes.
    El año pasado conocí a una vecina mía que por suerte o por desgracia hacia tres meses que había dejado una relación de 15 años. Ella tiene treinta y yo 27.

    Todo empezó bien,desde el primer momentos conectamos,nos fuimos de vacaciones a los 20 días de conocernos, en ese momento ella me dijo que no quería pareja, que no se quería enamorar que podríamos dejarlo en ese momento para ir o no sufriera. La pregunté si eso era lo que quería y me dijo que no,así que decidimos seguir,pero todo esto sin ningún compromiso. Pero nos riamos todos los días,no ibamos juntos de viaje,salíamos con sus amigos,lo que hacen las parejas. Es más cada a los tres meses me pregunto si estaba pillado por ella y la dije que no para que no me dejará de ver,fue ella la que casi me deja de ver porq yo le gustaba más cuando era yo el que iba un paso por delante. Siempre hemos estado bien, siempre me ha dicho que soy ideal,que le encanto,que soy lo que siempre ha querido,pero que no se enamora.

    Ha todo esto aparece un amigo mío y de mi primo que es el típico mentiroso,baboso y feo con las chicas. Toda chica que cnoce para el es una posibilidad ,pero lo tiene difícil porque no le dan bola…Este ser conoce la historia mía con mi vecina,se la conté y me preguntaba que tal y cual. En los carnavales f este año coincidimos con el mi primo y sus amigos. A mi esa noche me recorrió un escalofrío por la espalda y efectivamente empezó a ligar con ella. El en contadas ocasiones me dijo que me respetaba y que no intentaría nada con ella,pero no dejaba de intentar quedar con ella y yo sabía a lo que iba,pero me hacia el tonto.
    La cuestión es que yo a mi vecina la preguntaba si le gustaba y siempre decía que no,que yo era quien le encantaba y aunque le gustase no haría nada por respeto a mí.Un día que la pille Badoo en eo móvil,me enfadé y me dijo que no tenía no tenía que darme explicaciones,pero que no lo utilizaba y que ella creía que se estaba enamorando de mi. Bueno pues hace un mes se liaron, ella quiere que sigamos siendo amigos,porq me quiere en su vida,la hago feliz y esas cosas. Pero solo amigos,con el está como conmigo,pero me ha dicho que no quiere pareja.
    Aunque si se enamora pues tampoco va a decir que no.
    La cuestión es. Hace un mes que no hablo con ella,la dije que me dejase en paz y ella me dijo que cuando esté preparado volvemos a la normalidad,que ella me quiere en su vida.
    No se si podría volver a la normalidad con ella y creo que se ha reído un poco de mi.
    No se si volver hablar con ella en un tiempo u olvidarme de ella y que acepte que hay consecuencias en sus actos.
    Por cierto,yo la dije que me había enamorado de ella y que la quería a los 5 meses y siempre me dijo que si así me iba con otra una noche me dejaría de ver,ya que no vería normal que hiciese eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog sobre relaciones de pareja.