La generación de los corazones rotos 2º Parte

Primera parte aquí:

La generación de los corazones rotos son algunas personas que rondan por los treinta años y están solteras. Se les reconoce muy bien porque piensan que ya han vivido todo sobre el amor y ya no pueden descubrir nada nuevo. Están tan a favor de su causa que ya es casi como una tribu urbana. Hay quien cree que ser un corazón roto es algo fácil, pero que va, requiere dedicación a tiempo completo y mucha pasión por la causa. En mayor o menor medida para ser un buen corazón roto hay que hacer lo siguiente:

Ser dramático

La vida es una mierda y todo lo que hay alrededor también. En especial todo lo que sea relacionado con el amor. Cuando se les pregunta por sus relaciones miran a un lado – en su cabeza suena alguna especie de música muy chunga- y dicen: he sufrido mucho y no he descubierto nada que me haga pensar lo contrario. (Mirada al vacío llena de rencor).

Sentir los colores

No tienen ningún problema en reconocer  que son corazones rotos y que lo van a seguir siendo toda la vida. Bueno, lo van a seguir siendo hasta que alguien les haga ver lo contrario porque para ellos son los demás los que tienen que hacerles ver las cosas de una manera diferente. Que curren los demás que ellos ya han sufrido demasiado.

Es trabajo de los demás recomponer su corazón

Ni se te ocurra intentar curarte a ti mismo. ¿Cómo puedes si quiera pensarlo? Tu corazón hay que dejarlo en manos de la siguiente persona. De lo único que te tienes que encargar es de colocar muros y trampas para que cada vez sea más difícil llegar a él. Artículo 125 de un buen corazón roto.

Tener siempre presente las antiguas relaciones

Sea una o cien no olvidan ninguna. Sobre todo las que han sido muy importantes en su vida y les ha marcado para siempre. Si no  lo tienen presente en todo momento creen que están haciendo un feo a su recuerdo o que se han pasado tanto tiempo odiando a esas personas que no van a dejar de hacerlo ahora, sino vaya tiempo más perdido, ¿no?

Prohibido superar una ruptura

Para los corazones rotos jamás, repito JAMÁS se puede superar una ruptura. Esta norma es derivada de la anterior. Algunos llegan a decir que las han superado, pero vuelven a mirar a un lado al vacío –música chunga de nuevo en su cabeza- y con voz muy seria dicen: siempre quedan cicatrices y bajo esas cicatrices aún hay heridas que nunca se curarán, de vez en cuando las miro para no olvidar. Incluso conozco algunos que aún guardan algún objeto, debe ser como una especie de trofeo por haber participado en esa relación, que les recuerda esa persona para no olvidar nada de esa época.

Hablar de todas sus fracasos de relaciones cada vez que conocen a alguien nuevo

Hay quien enseña la foto de su gato, o la de su perro en una primera cita. Pero un corazón roto de verdad saca su álbum mental de fotos de todas sus antiguas relaciones y las pone sobre la mesa. Podrían hablar de ellas como experiencias sin más de la vida. Algunas mejores, otras peores,  porque en ese momento pensaron que duraría para siempre y resultó que no.  Pero un verdadero devoto las verá como fracasos rotundos y pérdidas de tiempo porque está claro que si hubiera sabido que acabaría así no habrían empezado. Suelen decir que lo hacen para advertir a la otra persona de que no va a pasar nada a no ser que estén seguros de que puede funcionar. Y también para advertir de que son personas que deben tener algún problema porque no han llegado a conseguir, a sus treinta años, el objetivo de la vida que es mantener una pareja.

Desconfían de sus sentimientos

Si lun corazón roto se siente atraído por alguien piensa que va a acabar igual que siempre. Ha sentido tantas veces algo por el estilo, y lo único que ha conseguido es que su corazón se rompa de nuevo, que cada vez que siente algo por alguien no se fía ni un pelo de sus sentimientos y camina hacia otro lado. Han pasado por todas las situaciones posibles en las relaciones que ya creen cuál será el final sin haber empezado siquiera. Así que como piensan que el único final posible es la dolorosa ruptura ¿para qué volver a empezar una de nuevo? SI en realidad lo que dicen es pura sabiduría.

Ni contigo ni sin ti (extensión de la anterior)

Algunos corazones rotos han pasado por tantas situaciones que quieren negar a las parejas y al amor. Pero al poco se les olvida y quieren volver a sentir cosas, pero como el resultado siempre ha sido doloroso no quieren, pero si quieren, pero no quieren, pero les gustaría, pero no están seguros, pero todavía podría, pero es mejor que no, pero…

Intentan invocar a la Ley de Murphy

Son aquellos que dicen que están muy a gusto como están pero están abiertos a lo que surja. Dicen eso porque creen que cuando buscan de forma activa las cosas no les salen como ellos esperaban y claro, si las cosas no les salen como tenían pensado, no vale la pena gastar tiempo y energía en ello. Entonces como piensan que “el mundo” va en contra de lo que desean,  creen que si dicen “no quiero tener pareja” el universo, solo por joder y llevarles la contraria, les dará el amor de su vida. Bueno, por probar que no quede.

Se sienten unos “fuera de la ley” social

Han crecido pensando que a los treinta ya tendrían la vida amorosa resuelta y se ven como personas que se están saltando alguna ley de la naturaleza porque no está sucediendo. Suelen pensar: Esto no debería ser así, he hecho todo lo que se suponía que tenía que hacer, ¿por qué yo no y ese de ahí sí?

Tercera parte aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog sobre relaciones de pareja.