¿Hay que estar de acuerdo en todo?

—El otro día lo hicimos por primera vez, fue horrible.

—Pero si solo lleváis cuatro meses juntos.

—Ya ves, y yo que pensaba que no iba a pasar nunca… creía que iba a ser diferente con ella.

—¿Y qué pasó?

—Pues una tontería. Eso es lo que más me jode, que no fue por algo importante. Todo iba perfecto, siempre estábamos de acuerdo en todo y el otro día discutimos por una tontería.

Desde ese día David se asustó bastante porque había discutido por primera vez con su nueva novia. Cree que discutir y estar en desacuerdo son señales de que la relación se está derrumbando.

Esto le había pasado con todas sus novias anteriores. Por algún motivo piensa que tener ideas diferentes es destructivo para la pareja. En el momento en el que llega la primera discusión se deprime, no cree que pueda hacer nada para arreglar lo que ha pasado y acaba cortando.

No se da cuenta de que ha sido él quien ha hecho que esa discusión sea destructiva. En lugar de verlo como algo normal, ya que por muy enamorados que estén dos personas ambos siguen siendo seres humanos con su libre albedrío, lo ha querido interpretar como el fin de todo.

Su creencia es que dos personas que están enamoradas siempre tienen que estar de acuerdo en todo y nunca discutir. Para él una buena relación solo conlleva que todos los días sean apasionantes y una compenetración total entre ellos como si su mente fuera la misma. Ese es su ideal de pareja que, por supuesto, está muy alejado de la realidad.

Cierto que el tener dos puntos de vista parecidos, entre otras cosas, es lo que suele hacer que surja el amor. Pero como he dicho, parecidos, no idénticos.

Estar enamorados no significa estar de acuerdo en todo lo que se dice y se propone. Independientemente de lo que se quieran dos personas antes o después habrá un momento en el que no estarán de acuerdo. La diferencia está en que, cuando pase, se quiera ver como una destrucción o como algo normal porque cada uno tiene su punto de vista sobre el mundo y la vida.

No hay que confundirse con esas parejas que se pasan el 90% del tiempo discutiendo, un 8% sin hablarse por haber discutido y un 2% teniendo sexo para reconciliarse sin tener que hablar, porque como lo intenten solo consiguen discutir. Esos son personas que prefieren tener una relación que les hace infelices porque creen que eso es mejor que estar solteros.

Yo digo que los desacuerdos y las discusiones en una relación son algo que van dentro del paquete de estar en pareja. Estas situaciones hay que verlas con normalidad y como una forma de mostrar a la pareja como te sientes. Y hay mucha gente que no lo ve así. Hay quien interpreta las discusiones como David, pero también conozco otras personas que cada vez que les pasa se sienten culpables. Da igual si fue una gran discusión o por el contrario muy leve, o si fue por una tontería, o por algo importante. El hecho de haber discutido con la persona de la que están enamorada les hace sentir una gran culpabilidad.

Es decir, se sienten culpables porque para estas personas no se debe estar en desacuerdo con la pareja. En lugar de querer ver más allá se quedan solo en que han discutido y que eso no se puede hacer porque es destructivo.

—Si lleváramos más años juntos, pues lo entendería, al final todas las parejas discuten, pero al principio… eso es impensable. —Me dijo David.

Esta sí que es buena. Cierto que, a veces, hay parejas que se pasan los primeros meses sin discutir, pero no es porque estén enamorados sino porque quieren agradar a la otra persona las veinticuatro horas del días. Esa es otra creencia: las personas enamoradas tienen que hacer todo lo posible para agradarse, pero de esto ya hablaremos en otro momento.

Siempre me han parecido muy curioso los permisos que nos damos con todo el mundo excepto con nuestra pareja. Se puede estar en desacuerdo con la familia cientos de veces y pensar que nos los cambiarías por nada del mundo. Se puede discutir con las amistades cada dos por tres y en ningún momento crees que sea un problema. Pero si lo haces con tu pareja se interpreta como una señal de catástrofe.

Cuando una pareja habla sobre un tema y cada uno expresa su punto de vista, se tomará como una señal de que todo va bien en la relación y se quieren mucho, si tienen la misma opinión. Pero en caso de desacuerdo la situación se interpretará como que no se quieren porque piensan que dos personas enamoradas siempre tienen que estar de acuerdo. Pero en realidad lo único que ocurre es que se están diciendo que no piensan igual sobre el tema del que están hablando. Así de sencillo.

This Post Has 5 Comments

  1. María Pilar Clemente

    Buen tema. Quizás el temor es sobre qué sitauciones se discute. Es cierto que una pareja no debe estar de acuerdo en todo, pero hay veces en que el tema en discusión es clave, es importante para el futuro de la pareja. Por ejemplo, cuando uno de ellos es religioso y el otro, no. O cuando uno de ellos manifiesta el deseo de no ahorrar nunca dinero y el otro es muy previsor. Yo diría que son las discusiones “banderas rojas”, donde se va observando hasta qué punto hay una verdadera afinidad de ruta entre ambos.

    1. lavidarealnotienebandasonora

      Como dices, María Pilar, hay que tener ciertos puntos similares para que ambos vayan en la misma dirección y la pareja evolucione. Esas son las relaciones sanas y los dos tienen que hablar mucho para comprobar si están en el mismo camino. Por eso hay que ver la discusión como una manera de mostrar a tu pareja como te sientes respecto a un tema. Pero lo que no es sano es pretender que tu pareja, que es una persona totalmente independiente, piensa exactamente igual en todo. 🙂
      Muchas gracias por tu comentario.

  2. Pingback: Estar enamorado y amar no es lo mismo - La vida real no tiene banda sonora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog sobre relaciones de pareja.